01 60 69 63 00 accueilblr.mri@free.fr

María, Reina Inmaculada

María, Reina Inmaculada del Universo

La Madre Inmaculada de Dios, la Virgen María, después de completar su vida terrenal, fue elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial.
Constitución Apostólica Munificentissimus Deus, 44

La Asunción de María al Cielo es fruto de la santa resurrección de Cristo, Verbo de Dios y Cabeza de la Iglesia. Ella es su primer resplandor, su gloria, todavía oculta en Cristo, pero ya cantada en la Iglesia.

La Asunción de María es una predicación del Evangelio de la gracia, que desde la fe en Cristo conduce a la vida eterna. En ella contemplamos y admiramos la superabundante bondad de Dios Trinidad, que llama, crea y santifica a la Iglesia mediante "la gracia de Jesucristo, el amor de Dios Padre y la comunión del Espíritu Santo".

María está viva en el Cielo, en la vida eterna, en la bienaventuranza prometida a los que habrán seguido al Señor incluso en su Pasión. La que fue más que ninguna otra su sierva, es hoy glorificada por la Trinidad, e invitada a compartir, en dependencia del único Rey su Hijo, la realeza sobre el universo.

San Juan Pablo II

Catequesis sobre María, Reina del Universo

audiencia general del 23 de julio de 1997

Si observamos la analogía entre la Ascensión de Cristo y la Asunción de María, podemos concluir que, en dependencia de Cristo, María es la Reina que posee y ejerce sobre el universo una soberanía que le fue dada por su mismo Hijo.

El título de Reina no sustituye al de Madre: su realeza sigue siendo un corolario de su particular misión maternal, y simplemente expresa el poder que le ha sido conferido para cumplir dicha misión.

La solicitud de María Reina por los hombres puede ser plenamente eficaz precisamente en virtud del estado glorioso que sigue a su Asunción. San Germán de Constantinopla lo aclara, creyendo que tal estado asegura la relación íntima de María con su Hijo y hace posible su intercesión en nuestro favor. Y añade, dirigiéndose a María: "Cristo ha querido tener, por así decirlo, la cercanía de tus labios y de tu corazón: accede así a todos los deseos que le expresas cuando sufres por tus hijos, y ejecuta con su poder todo lo que le pides. »

Podemos concluir que la Asunción favorece la plena comunión de María no sólo con Cristo, sino con cada uno de nosotros: está con nosotros porque su estado glorioso le permite seguirnos en nuestro camino terrenal cotidiano.

Elevada a la gloria del Cielo, María se consagra totalmente a la obra de la Salvación, para comunicar a todo ser viviente la felicidad que le ha sido concedida: es una Reina que da todo lo que posee, compartiendo sobre todo la vida y el amor de Cristo.

Entierra a María en tu casa

La entronización de María, Reina Inmaculada, es un apostolado específico de la Fraternidad.

Al entronizar a María como Reina de su hogar, los bautizados son invitados a responder a la llamada de Cristo, en el momento de su bendita pasión, a recibir a María en sus casas.

"No tengas miedo de recibir a María en tu casa" (Mt 1,20).

Como San José en Nazaret y San Juan al pie de la Cruz, acogen a la Madre de Dios en sus casas y en su vida cotidiana, para santificar con su ayuda todas las dimensiones de la vida diaria, bajo la guía del Espíritu Santo.

Al entronizar a la Virgen María en nuestros hogares, le pedimos que reine en nuestros corazones y en los lugares en los que vivimos para que se extienda allí el reinado de Dios mismo. De este modo, manifestamos nuestro deseo de vivir en su escuela y bajo su mirada, confiándole toda nuestra vida: ella nos enseñará a permanecer unidos a su Hijo, en la docilidad al Espíritu Santo.

La entronización de María, Reina Inmaculada, en el hogar es un apostolado específico de la Fraternidad, un tesoro que tiene la misión de dar a conocer en la Iglesia.

"María, Reina Inmaculada, hoy queremos darte la bienvenida a nuestra casa. A partir de ahora este lugar te pertenece y queremos vivir en tu presencia, bajo tu mirada. Libera este lugar de todos los poderes de las tinieblas, y deja que el reino de Dios se extienda aquí.
Que esta casa se convierta en un lugar de gracia para todos los que pasan por ella, que se dejen tocar por tu presencia y aprendan de ti a creer en la omnipotencia del amor. »
Oración de iniciación (extractos)

La inducción en la práctica

¿Para quién es la inducción?

A todos los bautizados que quieran consagrar su vida y su hogar a María.

¿Cómo funciona el proceso de inducción?

El gesto de entronización tiene lugar en la sencillez de una ceremonia familiar, presidida por un miembro de la Fraternidad, o por un mensajero encargado a tal efecto. Tras la bendición del lugar y un tiempo de escucha de la Palabra de Dios, se coloca una representación de María -una imagen, un icono o una estatua- en honor a la casa o al lugar de trabajo. La celebración concluye con la oración de entronización, recitada ante esta imagen.

¿Cómo puedo preparar la inducción en mi casa?

Póngase en contacto con France o Pierre-Joseph por teléfono o por correo electrónico (intronisation.mri@gmail.com) en la Fraternidad de Bois le Roi; entonces se le propondrá un programa de preparación durante los días Llévate a Mary a casa, los sábados.

El pacto de alianza

El Pacto de Alianza con María, Reina Inmaculada

La Fraternidad propone a los fieles que deseen ligar su vida definitivamente a la Virgen María que sellen con ella el Pacto de Alianza. Se convierten entonces en Mensajeros de María, Reina Inmaculada del Universo, y entran así en la Familia de Mensajeros de María, Reina Inmaculada, la familia espiritual que acompaña la Fraternidad (Art. 2 de los Estatutos de la Fraternidad).

Con este paso, que suele darse durante una misa en una de las casas de la Fraternidad, el Mensajero pone toda su vida en manos de María; se compromete a ser testigo de su presencia maternal y real, aprendiendo de ella a llevar una vida cotidiana cada vez más conforme al Evangelio, alimentada por la oración y los sacramentos.

El pacto de alianza se celebra al final de un viaje personal acompañado por la Fraternidad. Cada año se proponen retiros marianos a la Fraternidad para profundizar en el secreto de María.

"Que todos se esfuercen, según su condición, por reproducir en su corazón y en su vida, con celo vigilante y atento, las grandes virtudes de la Reina del Cielo, Nuestra Amantísima Madre.
De ahí que los cristianos, honrando e imitando a tan gran Reina, se sientan por fin verdaderamente hermanos y, desterrando la envidia y los deseos inmoderados de riqueza, desarrollen la caridad social, respeten los derechos de los pobres y amen la paz.
Que nadie, por tanto, se crea hijo de María, digno de ser recibido bajo su poderosa protección, si no se muestra, siguiendo su ejemplo, amable, justo y casto, y contribuye con amor a la verdadera fraternidad, preocupándose no de herir y dañar, sino de ayudar y consolar.
Extractos de la encíclica "Ad Caeli Reginam

Oraciones, canciones y meditaciones

Descubra oraciones, textos, meditaciones, canciones... ¡y la Hoja de la Vida!

La Fraternidad vive de su trabajo (recepción, actividad asalariada de algunos miembros, oficios religiosos), de donaciones y del apoyo de sus amigos y Mensajeros.

Para descubrir la artesanía de la comunidad, visite el sitio web de los Talleres de María, Reina Inmaculada.

¿Una pregunta, un comentario? Póngase en contacto con nosotros.

9 + 3 =

La Hermandad

La Fraternidad está compuesta por hermanos y hermanas consagrados, algunos de los cuales son sacerdotes.

Consagrados en el compromiso del celibato por el Reino, los miembros viven una vida evangélica en comunidad, centrada en la Eucaristía, uniendo la ofrenda de sus vidas a la de María.

Descubre el proceso de entronización en las casas de María, Reina Inmaculada

La casa de Bois-le-Roi

La casa de Bois-le-Roi está situado a las puertas del bosque de Fontainebleau, al sureste de París. Es la casa madre de la Fraternidad, donde una veintena de hermanos y hermanas viven esta vida sencilla y familiar, ritmada por la oración, el trabajo y la vida fraterna.

Le damos la bienvenida todos los días de la semana, para eventos especiales o retiros.

> Descubra nuestras propuestas

Recursos

"Déjate tocar por Dios que está cerca, deja que la presencia de su amor llegue a tu alma. Déjate llenar de la alegría de Dios que se nos muestra, nos ha creado y nunca nos dejará: entonces cantarás".

El cardenal Ratzinger en la fiesta de Santa Cecilia

Descubra oraciones, textos, meditaciones, canciones... ¡y la Hoja de la Vida!